Los ladrillos de cemento se han vuelto una excelente alternativa a los tabiques clásicos que todos conocemos.

Ladrillos de cemento
Ladrillos de cemento

El ladrillo de cemento o ladrillo de concreto es un material prefabricado el cual es usado principalmente en la elaboración de muros y paredes. Éstos, al igual que los ladrillos o tabiques comunes, funcionan en conjunto al apilarse y unirse con una mezcla formada por agua, cemento y arena (a esta mezcla se le conoce como mortero).

Tipos de ladrillo de concreto

A continuación te mostramos una lista con los principales tipos de ladrillos de concreto que podemos encontrar en el mercado:

  • Ladrillo macizo
  • Ladrillo macizo con cazoleta
  • Ladrillo hueco
  • Ladrillo de adobe de tierra
  • Ladrillo refractario
  • Ladrillo perforado
  • Ladrillo cocido de tierra

Medidas

En la actualidad podemos encontrar una enorme variedad de medidas y superficies de ladrillos, pero las medidas más tradicionales o comunes son:

  • Ladrillo clásico, de 8x8x16 pulgadas (en centímetros: 20x20x40 cm) el cual tiene un uso estructural .
  • Ladrillos más delgados para tabiquería, los cuales cuentan con unas dimensiones aproximadas a los 10x19x39 cm.

Ventajas

Las principales ventajas de los ladrillos de cemento son las siguientes:

  1. Los ladrillos de concreto tienen mayor resistencia a la compresión, la cual es una propiedad de cualquier material con la presión del soporte.
  2. Al entrar en contacto con el fuego, sus características estructurales se conservan.
  3. Requieren de una menor cantidad de mezcla para unir cada bloque.
  4. Tienen una mayor resistencia a la absorción del agua, haciéndolos casi impermeables lo cual es una característica que beneficia las actividades de construcción.
  5. Cuentan con una buena capacidad mecánica, incombustibilidad, y aislación acústica.

Desventajas

  • Por su composición, los ladrillos de cemento son más complicados de partir, lo que obliga a utilizarlos enteros. Esto puede resultar un problema si se tiene planeado realizar cañerías.
  • Se deben colocar totalmente secos, por lo que se debe tener especial atención del espacio en donde se almacén para evitar que entren en contacto con la lluvia o el agua.

  • No son ecológicos.
  • No se recomiendo su uso en zonas sísmicas.
Calificación: 4.5/5 (8 votos)